Precio, coste y valor, ¿tienen el mismo significado?

 Lorem Post With Image Format

Hola amig@s!
Aquí les planteamos una cuestión que, aunque puede parecer obvia, a veces nos cuesta diferenciar entre el precio de una cosa, su coste real y el valor que representa. Esto es porque tendemos a etiquetar a los productos y servicios según su precio anunciado, y nos puede parecer caro o barato según el precio de la etiqueta pero, para saber si esto es un precio justificable o no, hay que adentrarnos en el coste real y el valor que a nosotros personalmente nos aporta, ya que puede no aportar el mismo valor a todas las personas.

Para entenderlo un poco mejor hay que definir qué es cada cosa:
  • Precio: El precio, como todos sabemos, es la cantidad de dinero que tiene que pagar por dicho producto o servicio y se le asigna un precio según el valor que debe representar. Pero hay veces que este precio es justo y otras veces no lo es tanto. Para saber si un precio es justificable o no hay que analizar el coste real y el valor que nos aportará.
  • Coste: El coste es lo que cuesta de producir un producto o dar un servicio. En el caso de una vivienda, es lo que cuesta de construir dicha propiedad: costes materiales, sueldos, permisos y licencias ,tiempo de construcción, marketing del proyecto etc.. Esto tiene un coste X que definirá el precio que se ponga al cliente final, según el margen de beneficio deseado. En el caso de un servicio es más complejo de analizar, ya que un servicio, a simple vista, no tiene un coste material. Lo que se paga con un servicio es el conocimiento, experiencia, asesoramiento e información sobre el servicio que se ofrece. En el caso inmobiliario, por ejemplo, puede parecer caro lo que cobra una agencia por sus servicios pero, si se analizan los costes fijos y tenemos en cuenta que la compra de una vivienda seguramente sea la más importante de su vida, la decisión de no contar con la ayuda de un profesional le puede suponer un coste mucho mayor, tanto en disgustos como económicamente, más adelante.
  • Valor: El valor de una cosa es donde realmente debemos fijarnos y sorprendentemente no nos fijamos tanto como deberíamos. El valor de un producto o servicio variará mucho en función de lo que nos aporta a nosotros personalmente. Por ejemplo: si buscamos comprar una vivienda y uno de nuestros requisitos es tener una casa con una parcela o terraza soleada para disfrutar de barbacoas con los amigos y familiares los fines de semana, seguramente hay pisos y casas con una orientación diferente que cuestan menos precio que un piso con una orientación sur y soleada todo el día, ¿es más cara la vivienda soleada o realmente tiene un valor superior?

En nuestra opinión uno de los mayores errores a la hora de buscar para comprar una vivienda es la de fijarnos demasiado en el precio de la etiqueta en vez de fijarnos en el valor que nos va a aportar durante nuestra vida. Lógicamente entendemos que todos tenemos un presupuesto marcado, para algunos afortunados este será mayor y tendrá más flexibilidad y para otros será más limitado y sin tanta flexibilidad, pero siempre es preferible estudiar otras posibilidades frente a comprar una vivienda que no le soluciona sus necesidades sólo por estar dentro de su precio fijado. Si encontramos una vivienda que está un poco por encima de nuestro presupuesto pero cumple con todo lo necesario, hay muchas más opciones para poder acceder a ella, que muchos clientes desconocen que un agente profesional le puede asesorar.

Nuestro trabajo consiste en asesorar correctamente a nuestros clientes de acuerdo con SUS necesidades. Lo que para una persona es un requisito imprescindible para otra ni se le ha pasado por la cabeza, por eso, antes de ofrecer viviendas a nuestros clientes, siempre tenemos una pequeña charla para averiguar sus necesidades reales y ofrecerle soluciones que realmente encajan con lo que necesita y que le hará la vida más cómoda y agradable en su nueva casa.

Una vivienda no se compra todos los días y hay que seleccionarla con especial cuidado para no acabar arrepintiéndose! Y por eso siempre recomendamos contar con la ayuda de un profesional! No hacerlo realmente le puede costar muy caro!

No dude en contactarnos para una atención personalizada! Esperamos verle muy pronto!

¡AGRADECEMOS SU VISITA A NUESTRO BLOG!

Si le ha parecido interesante este articulo y piensa que a algún conocido suyo también le puede ser de interés, compártalo pinchando en los siguientes enlaces.

Deja una respuesta

Su dirección email no sera publicado*

(0) Comentarios